05 1

Palabra invitada

 Obinze cogió a Ifemelu de la mano y se alejaron. Lo hacían a menudo, separándose de sus amigos para sentarse en un rincón a lado de la biblioteca o dar un paseo por el jardín detrás de los laboratorios. Mientras paseaban, ella quiso decirle a Obinze que no sabía qué significaba “estar en el pasaporte de la madre”, que su madre ni siquiera tenía pasaporte. Pero siguió caminando a su lado sin decir nada. Él encajaba ahí, en ese colegio, mucho más que ella. Ifemelu tenía éxito entre sus compañeros, la incluían siempre en las listas de todas las fiestas, y siempre la proclamaban, en la asamblea general, una de las “tres primeras de su clase”, y aun así se sentía revestida de una bruma traslúcida de diferencia. No estaría ahí si no hubiese obtenido tan buenos resultados en la prueba de acceso, si su padre no se hubiese empeñado en que ella fuera “a un colegio que edifica tanto el carácter como el currículum”. Su colegio de primaria era distinto, lleno de niños como ella, cuyos padres eran maestros y funcionarios, que cogían el autobús y no tenían chofer. Recordó la sorpresa en el rostro de Obinze, sorpresa que se apresuró a camuflar cuando, a su pregunta “¿cuál es tu número de teléfono?”, ella respondió: “No tenemos teléfono”.

 

Americanah, de Chimamanda Ngozi Adichie
http://chimamanda.com/books/americanah/

 

 

Deja tus comentarios

Envíar comentarios como un invitado

0
términos y condiciones.
  • No hay comentarios

 

Inicio

Entrevistas

videos1

Artículos de colección

art.coleccion

Suplementos

 

 

Encuesta

encuesta 

Calendario

calendario2

 

Política de privacidad | Condiciones generales de uso | Contáctenos | Reportar problemas técnicos a soporte

Av. Barranca del Muerto no. 341, Colonia San José Insurgentes, Del. Benito Juárez; C.P. 03900 México, Ciudad de México. Teléfono 5482 0900
Copyright © 2013 Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. Todos los derechos reservados.