Reto de la educación: ejercer la libertad

Pensar la educación: nuevo programa de televisión transmitido por Canal 22 El INEE y los desafíos del Sistema Educativo Nacional

Reto de la educación: ejercer la libertad

El INEE y los desafíos del Sistema Educativo Nacional
Teresa Bracho*

En las últimas dos décadas se le confirió a la evaluación de la educación un papel estratégico para fortalecer el funcionamiento, la planeación y la rendición de cuentas del Sistema Educativo Nacional. Para llegar a la consolidación de la evaluación como instrumento de mejora de la calidad de la educación, se han tenido que sortear obstáculos: la falta de transparencia de los resultados, la heterogeneidad en la calidad de las evaluaciones, la baja difusión de sus hallazgos y, en consecuencia, el muy escaso uso tanto de las evaluaciones como de sus resultados. Tareas que han sido medulares en el quehacer del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

El hecho de que el INEE haya sido transformado en un órgano constitucional autónomo responde a la intención de generar un sistema (el Sistema Nacional de Evaluación Educativa) y una autoridad para coordinarlo (el INEE), esto constituye un avance para hacer frente a cuatro grandes desafíos:

  1. Evaluar con rigor, exhaustividad, independencia y transparencia el Sistema Educativo Nacional.
  2. Tener suficiente libertad y flexibilidad para comunicar y discutir pública y ampliamente los resultados y las implicaciones de la evidencia aportada por la evaluación.
  3. Regular las evaluaciones educativas realizadas en el país mediante la emisión de lineamientos, validación de instrumentos y la supervisión de los mismos.
  4. Transformar la información en evidencia para la construcción de acciones públicas y convertir los análisis sistemáticos en recomendaciones de política pública mediante directrices dirigidas a las autoridades educativas.

La Junta de Gobierno del INEE es consciente de la responsabilidad que conlleva hacer que la información producida no pase a formar parte de un archivo muerto. Por ello realiza acciones, como la serie de televisión Pensar la Educación, para mejorar la comunicación de los resultados de las evaluaciones a los responsables de las políticas educativas.

Sin embargo, falta mucho para que la información producida sea un insumo regular en el diseño de políticas públicas educativas, y el trayecto es aún largo para llegar a los consejos técnicos escolares, a las aulas o a los padres de familia como usuarios frecuentes y efectivos de cada uno de los insumos que constituyen las recomendaciones de políticas que produce el Instituto.

Tengo la convicción de que el espacio colectivo al que aspiramos se puede resumir en tres grandes ideas: que los derechos se garanticen para todas las personas; que el objetivo de la garantía del derecho a la educación sea desarrollar al máximo las capacidades de cada persona de este país (niños y adultos por igual); y que cada uno pueda ejercer su libertad y lograr los valores a los que aspira.

El para qué de la educación y su mejora constante deben fundarse en posibilitar la libertad sustantiva de todos para alcanzar lo que aprecian, así como desarrollar sus capacidades para lograr aquello que es valorado por la sociedad y los individuos.

*Consejera Presidenta de la Junta de Gobierno del INEE.

Hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver capítulos
Ver capítulos
Facebook Twitter Linkedin WhatsApp Whatsapp
Ir al contenido