Presentó el INEE su Informe Anual 2008: ¿Avanza o retrocede la calidad educativa? Tendencias y perspectivas de la educación básica en México

INEE Comunicados

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) presentó el 12 de noviembre su Informe Anual 2008 ¿Avanza o retrocede la calidad educativa? Tendencias y perspectivas de la educación básica  en México. Se trata de un reporte que incluye datos sobre los diversos estudios de evaluación de la calidad llevados a cabo por el INEE en los tres niveles de la educación básica (preescolar, primaria y secundaria).

El Informe 2008 fue presentado por el director general del INEE, Lic. Felipe Martínez Rizo y  los comentarios estuvieron a cargo del Mtro. David Calderón Martín del Campo, Presidente del Consejo Académico de Mexicanos Primero, A. C. y del Dr. Roberto Rodríguez Gómez, Investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

En el informe, que puede ser consultado a texto completo en el sitio Web del INEE, se señala que de acuerdo con la información obtenida, el sistema educativo mexicano ha experimentado mejoras paulatinas en estos tres niveles en el periodo que ha transcurrido entre el ciclo escolar 2000-2001 y el ciclo 2007-2008. Los avances se registran tanto en indicadores básicos como cobertura, aprobación y permanencia en el sistema, como en lo que se refiere al nivel de aprendizaje que alcanzan los alumnos, lo cual es meritorio, dado el crecimiento de la matrícula. Así lo demuestran las comparaciones de los resultados obtenidos por los alumnos de diversos grados del sistema educativo en 2000, 2003 y 2007; en 2000-2005 y 2005-2007; en los diversos estudios internacionales (PISA y LLECE); y en las pruebas Excale.

De acuerdo con las evaluaciones realizadas por el INEE, algunos datos permiten hacer comparaciones en el tiempo y concluir que: no hay fundamento para opiniones en el sentido de que la situación educativa empeora; la mejora en primaria es significativa, mientras que en secundaria los resultados son estables; se confirman las diferencias entre servicios educativos (privados, públicos, indígena, cursos comunitarios, telesecundarias) y hay indicios de que la brecha entre éstos se amplía.

En cuanto a posibles explicaciones sobre los avances logrados se encuentra la mejora paulatina en factores del entorno (demográficos, económicos y socioculturales) como el índice de desarrollo humano, situación de pobreza y escolaridad alcanzada por jefes de familia; así como en factores de la escuela, entre los que se encuentra el equipamiento o apoyos como biblioteca, el gasto en educación, programas de mejora del sector educativo y prácticas docentes.

Al mismo tiempo que se reconoce el avance logrado, los resultados no son los más esperables. Si éstos se comparan con los de países como Cuba y Corea, es evidente que, aun en condiciones difíciles, pero con políticas educativas que prioricen la equidad, se puede alcanzar más rápido un mayor nivel de calidad en la educación. Por ello, urgen en México estrategias que hagan realidad la atención prioritaria a sectores más desfavorecidos.

Al referirse a la educación preescolar y la obligatoriedad que se le ha otorgado, se insiste en la necesidad de dar buena educación tempranamente a las niñas y niños que más lo requieren. Esto significa contar con un preescolar que se caracterice por su equidad: con educadoras preparadas, grupos reducidos y una jornada mayor a tres horas. Sólo de esta manera, se podrán reducir las brechas cognitivas entre grupos debidas a las diferencias del hogar, dado que los niños que provienen de hogares menos favorecidos, podrán llegar a la primaria en condiciones similares a las de aquéllos que cuentan con mejor NSEC (nivel socioeconómico y cultural) para aprender a leer bien. De lo contrario, los primeros serán los que menos se beneficien con la expansión de la educación preescolar.

En su Informe Anual 2008, el INEE establece que las políticas educativas de mejora deben centrar su atención en la selección y formación de los futuros docentes, así como en el desarrollo de ambientes apropiados de trabajo en las escuelas, con la colaboración de los equipos de maestros, el liderazgo de los directores y el apoyo de los equipos de supervisión. Por otra parte, y teniendo en cuenta que los recursos materiales no son condición suficiente para la mejora, pero sí necesaria, deberá tener como criterio prioritario la equidad.

Asimismo, las políticas educativas deberán:

  • Concebirse en un horizonte de mediano y largo plazos, pues los problemas educativos no tienen soluciones fáciles y rápidas.
  • Incluir elementos que atiendan diversos aspectos de la problemática existente y consideren los factores que inciden tanto en la escuela como en el entorno.
  • Involucrar la participación de diversos actores.

Para concluir, el Informe Anual 2008 ¿Avanza o retrocede la calidad educativa? Tendencias y perspectivas de la educación básica en México, señala que la evaluación educativa debe tener un papel fundamental para dar sustento a políticas educativas adecuadas, y no ser utilizada para etiquetar alumnos o clasificar escuelas. Políticas que enfaticen la equidad y ofrezcan atención preferencial desde temprana edad a las niñas y niños más necesitados; políticas que vean a la evaluación como la mejor oportunidad para apoyar a alumnos y escuelas para que todos alcancen el máximo nivel que su potencial les permita.

Comunicado de prensa No. 38

 

Hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICACIONES

PRODUCCIONES INEE Tv

Facebook Twitter Linkedin WhatsApp Whatsapp
Ir al contenido