Lo perdurable: dos declaraciones

En este mundo lector de trendic topics en donde los #Hashtags comunican más que un párrafo, la Gaceta se suma a lo virtual, pero se decanta por el papel.

El mismo en el que han escrito a lo largo de la historia del hombre los grandes narradores, ese que ha servido, en diferentes formatos y tamaños para que las noticias llegaran a nuestras casas en forma de periódicos y revistas. Ese mismo papel que llevan las libretas con las que se aprende a escribir en los años escolares.

La Gaceta se postea y sube a la red, se convierte en Tweet y nube, y se materializa para quienes aún no se dan por vencidos y deciden leer sobre papel.

Así, se convierte en diario de apuntes, hoja de notas y mapa de ruta, para atestiguar el devenir del Sistema Nacional de Evaluación Educativa (SNEE).

Se transforma en blog para resguardar todas sus ediciones y recibir los comentarios de quienes leen: http://www.inee.edu.mx/index.php/blog-de-la-gaceta/.

Sobre este mismo papel declara, como dijera Doris Lessing, escritora inglesa nacida en Irán, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2007: no nos hemos rendido, porque cada vez los lectores aumentan, exigen y se comunican más:

Hay unos cuantos, como nosotros por el mundo, confiamos los unos en los otros, a pesar de que no nos conocemos por los nombres. A pesar de todo, contamos unos con otros, ¿comprendes? Formamos un equipo, somos los que no nos hemos rendido, los que seguiremos luchando. Te lo aseguro […]”

“El cuaderno dorado”, Doris Lessing (1919-2013)

No nos rendimos porque, como lo declaramos hace dos años, Es posible volar: [1]

[…] cuando los indígenas totonacos deciden que es tiempo de enseñar a los niños de su comunidad a volar, salen juntos vestidos de blanco para internarse en la selva en busca del mejor árbol. Al frente de los ancianos más sabios y escuchando la música de la flauta y el tambor, bailan y piden permiso a la tierra, para después cortarlo y sacar de su interior, la misma fortaleza que ellos, como grupo milenario sobreviviente y respetado, poseen. Con esa fuerza comunal jalan el tronco 15 metros o más una vez limpio a lo largo del camino y cantan por kilómetros mientras ríen: construirán una escuela para niños voladores, juntos levantarán el palo, lo insertarán de nuevo en la tierra; luego, vestirán junto con los niños de colores y colocarán en la punta un tambor sobre el cual, el maestro bailará antes de que sus alumnos suelten las cuerdas de sus piernas y giren en torno al sol sin miedo.

Una empresa tal sólo es posible cuando existe comunicación, respeto, unión y fe en un objetivo común: el aprendizaje. He aquí la razón de ser de esta Gaceta de la Política Nacional de Evaluación Educativa: conocer las experiencias que nos hacen fuertes, recorrer juntos los caminos por lo que queremos como país.

Hoy, a dos años de edición, continuamos y repetimos lo dicho:

Bienvenido a nuestras páginas que son tuyas.

Que encuentres aquí elementos para construir en tierra firme.

—–

[1] INEE. De puño y letra. Gaceta de la Política Nacional de Evaluación Educativa No. 0. (octubre 2014-enero 2015), Pag. 5

Hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Twitter Linkedin WhatsApp Whatsapp
Ir al contenido