La calidad educativa en México

En un texto de reciente aparición —Educación para la democracia y el desarrollo de México—, los consejeros que integran la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación toman postura respecto a los desafíos más relevantes del actual panorama educativo del país y señalan con claridad los principales.

Junta de Gobierno del INEE

En un texto de reciente aparición —Educación para la democracia y el desarrollo de México—, los consejeros que integran la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación toman postura respecto a los desafíos más relevantes del actual panorama educativo del país y señalan con claridad los principales “asuntos que requieren atención para garantizar el derecho de todos a una educación de calidad” (Junta, 2018: 10). Éstos son los siguientes:

 

El fortalecimiento de las escuelas normales. El país requiere centros de alta calidad competentes para la formación inicial de las maestras y los maestros.

El fortalecimiento de los centros escolares. Es imprescindible hacer de ellos el centro de las políticas, del sistema y de las acciones educativas.

La evaluación y revisión de planes de estudio. El esfuerzo educativo ha de ser a largo plazo, con evaluación periódica y cambios curriculares con sustento suficiente.

La investigación educativa. La mejora de la educación nacional exige ampliar el conocimiento sistemático sobre ella, lo que requiere a su vez vigorizar la investigación educativa y promover su desarrollo empírico sobre la enseñanza, los maestros y lo que ocurre en el salón de clases.

La participación de los padres de familia. Ha de ser materia de políticas específicas de vinculación de los padres y las madres de familia con las escuelas de sus hijos.

La equidad en los servicios educativos. Se le debe dar prioridad a la atención de comunidades en situación de vulnerabilidad.

La educación, productividad y trabajo. Es fundamental dotar al estudiante de conocimientos y habilidades para su desenvolvimiento óptimo en la sociedad y en el mundo del trabajo.

La autonomía de la educación. Es indispensable guiar las decisiones de la política educativa hacia el bienestar nacional y el interés superior de la niñez.

Las condiciones materiales. Ninguna política está completa si no asigna un lugar importante a la infraestructura y condiciones materiales de las escuelas y planteles.

Los problemas de gobernabilidad en el sistema educativo. Se trata de una situación que se asocia con factores económicos, sociales y políticos que son distintos entre regiones e incluso entre entidades, y que impactan negativamente el desarrollo de niños, jóvenes y del propio sistema.

El financiamiento de la educación. México invierte recursos públicos en educación equivalentes a 5.3% de su producto interno bruto (PIB); no obstante, el gasto por alumno es bajo. Se requiere mayor eficiencia en el uso de los recursos de la educación.

El federalismo. Las asimetrías nacionales se reflejan en la organización institucional en materia educativa.

La base única de información oficial. Se necesita un sistema confiable y suficiente, basado en datos registrales, que se complemente con información de contexto para optimizar la gestión del sistema escolar en su conjunto (Junta, 2018: 11-12).

JUNTA DE GOBIERNO (2018). Educación para la democracia y el desarrollo de México. Ciudad de México: INEE.

Hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Twitter Linkedin WhatsApp Whatsapp
Ir al contenido